domingo, 15 de marzo de 2009

fin...

como la verdad es que hace casi una eternidad que no actualizo he decidido romper la racha.

bueno, a lo mejor debería poner alguna comilla por ahí, porque mucho mucho no se me ocurre qué poner.

y, para eso, robaré algo a un par de amigos míos (o no, pero eso queda entre ellos dos)

conocidos mínimo.

con su permiso, signore...

" - Tres minutos y no le has lanzado ni un golpe.
- Tres minutos y no he encajado ni un golpe - respondió Larry.
Mondini clavó su mirada sobre el volante. Era verdad. Larry se había pasado todo el asalto con un juego de piernas de una habilidad impresionante, y bailando en todas las direcciones, como si tuviera ruedas bajo los pies. El otro había sacado todos los golpes que conocía, sin pillarlo ni una sola vez. Se había bajado del ring cabreado como una mona.
- Eso no es boxeo, Larry.
- No quería hacerle daño.
- No digas chorradas.
- En serio, no quería hacerle...
- No digas chorradas.
Mondini echó un vistazo a la villa. Parecía un anuncio publicitario para vender felicidad.
- ¿Por qué diablos quieres boxear?
- No lo sé.
- ¿Qué clase de respuesta es ésa?
- Es lo que dice también mi padre. ¿Qué clase de respuesta es ésa? Es abogado.
- Ya se ve.
- Hermosa casa, ¿verdad?
- Se ve en tu cara.
Permanecieron un rato allí, en aquel silencio de ricos. Larry jugaba con el cenicero del coche. Lo abría y lo cerraba. Mondini no jugaba con nada porque estaba pensando en lo que había visto sobre el ring: el talento más grande que había pasado por sus manos. Era rico, hijo de abogado y no tenía ni una miserable buena razón para dedicarse al boxeo.
- Nos veremos mañana - dijo Larry, abriendo la puerta.
Mondini se encogió de hombros.
- Que te den por culo, Larry.
- ... por culo - respondió alegremente, y se marchó a su casa.
Ése fue desde entonces su modo de saludarse. incluso durante los combates, en el rincón, cuando sonaba la campana, Larry se levantaba, Mondini sacaba el taburete e indefectiblemente se saludaban de ese modo."


y así empieza una historia.

martes, 7 de octubre de 2008

crucigrama.

Arde!

¿Por qué no,
cariño,
debería arder
todo?

Puede ser;
ojalá.

Voy a hacerme
un castillo
de las cenizas.
No como el fénix,
no como el fénix.

Como yo.

martes, 19 de agosto de 2008

de silbidos, caminos al infierno y pasta.

quien canta...
su mal espanta. claro que, técnicamente no canto; silbo.

creo que es una costumbre que me ha legado mi padre, al oírle siempre canturrear canciones, versionándolas a su manera o, directamente, inventando las letras. yo, como buen hijo y adelanto generacional, he preferido dedicarme a hacer ruido. sin letra que inventar y, por lo tanto, no hacer el ridículo.
tampoco es que me dedique exclusivamente a silbar. hay gente que puede dar fe de que canto, incluso berreo, cuando la ocasión lo requiere. - léase borrachuzco, en un local de cuestionable calidad musical, o escuchando canciones que hay que cantar, porque apetece.
además que silbar lo reservo para cuando pase, divago o, simplemente, tengo una canción sin letra en la cabeza. de hecho, podríamos modificar un poco el dicho...
"quien canta, despeja su mente de canciones tóxicas y consigue mantenerse cuerdo un rato más"
o algo por el estilo.
poniéndome a pensar (en lo que tardo en dar un par de clicks y cambiar la música del winamp) unos segundos, uno aprecia que un buen lugar para espantar sus males sea la ducha.
tú solo. Ruido de agua que tapa tu voz (en tono moderado). y, echándole un poco de imaginación, un micro. como sitio es ideal: privacidad, cantas para ti...
otra opción es la de hacerlo de noche. no cantar, pero sí silbar.
con unos cascos en las orejas, escuchando la música que uno quiere silbar y, escudado tras los cascos, silbar a pleno pulmón.

nota: véase que es recomendable estar o bien solo en casa o tener unos padres más bien duros de oído.

pero siempre hay un pero. aunque esta vez no es negativo. he encontrado el sitio ideal para canar, silbar y gritar, si a uno le apetece. mientras a uno le da la impresión de estar cruzando hacia otro mundo. incluso que el viaje ha sido un simple ensayo para adormecer a cerbero.
un túnel.
ya, es lo que hay.
preferiblemente acudir de noche, más que nada para evitar el exceso de público. y el tránsito de vehículos.
pero lo mejor del túnel es que hace eco. poder gritar cualquier cosa, a cualquier tono, y te devuelve. es lo mejor que hay. y ameniza el camino.

la verdad es que debo agradecer este curioso descubrimiento a TMB. en combinación con mis gilipolleces nocturnas, pero eso no viene al caso.
sí, el lugar número 1 para esptantar los males y vantar hasta quedarse sin voz (quitando los lugares de ocio...) es un túnel. el de la Rovira, para ser más exactos.

ya puestos a agradecer, al culpable principal: Ennio Morriconne. bueno, y Sergio Leone.

(leer en italiano)
-Sergio, qué te parecen estos temas para "el bueno, el feo y el malo"?
-me parecen una mierda, tráeme otra cosa.
(dejar de leer en italiano)

y si no sabeis la razón de este último agradecimiento, es bastante evidente. básicamente son los culpables de que lleve silbando años canciones suyas - los temas míticos de "la muerte tenía un precio", "por un puñado de dólares" y "el bueno, el feo y el malo" - con la curiosa peculiaridad de no saber de dónde había sacado yo esos temas tan característicos, pegadizos y que tenía guardados en cajones muy muy polvorientos de mi memoria.
y yo lo llamaria suerte, o casualidad... pero darme cuenta de estas cosas me saca una sonrisa.

supongo que ya puedo silbarlas sabiendo qué estoy tarareando.

con conocimiento de causa.

domingo, 25 de mayo de 2008

la estafa del siglo.

me había hecho algunas ilusiones. pocas. pero alguna había.

me habían dicho que podría haber momentos "comprometidos" e incluso "peligrosos".

pero no estaba preparado para lo que he contemplado.

Indiana Jones y la Calavera de Cristal es una vergüenza, un robo, una perversión. o como he dicho tras terminar la dichosa película...

una gran puta mierda.

me he cabreado con el judío de Spielberg, con el imbécil de Lucas y en su jodida estirpe. de hecho, las risas que se oían en el cine no eran de los espectadores; fueron grabadas mientras se proyectaba la película en el puto rancho Skywalker a golpe de raya.
también he creído oír el tintineo por cada entrada vendida... pero de eso no estoy muy seguro.

si incluso he tenido ganas de salir del cine, me he aburrido pasada media hora (más o menos). me puedo haber reído, sí; pero al ver las referencias a la triología original.

...

bueno, si algún día leéis esto, mis estimados sr Spielberg y sr Lucas... dedicaos a otra cosa; uno a quemar el dinero que ganas por Star Wars y otro a hacer más películas de judíos muertos. y me da igual quién se ponga a hacer qué.

pero dejadme en paz, lo que habeis hecho no tiene perdón.
arderéis en el infierno por esto, cabrones. u os abducirán los putos alienígenas con quien estáis tan obsesionados y os sodomizarán hasta sudar semen alien.

joder.

lunes, 19 de mayo de 2008

señor Freud...

creo que tengo un problema.
con mis dientes. y con mis sueños.

oh... bueno, eso serían dos problemas, verdad? de momento sé contar hasta dos, así que...

¿qué hacer para que dos problemas se conviertan en uno?
los juntas.

y si sueñas con dientes y con sangre saliéndote de las encías mientras llevas en la mano izquierda un par de dientes tuyos ...
pues tenemos un problema.

y yo, como he dicho, tengo un problema.

---

de todas formas hace no mucho conseguí tomar cierta consciencia en un sueño. consciencia de que es un sueño. eso me gustó. fue un pequeño paso hacia adelante en mi afán por controlar (o intentarlo) mi sueño y poder hacer lo que quiera a mi antojo.
hasta ahora me limito a observar qué es lo que pasa y tomar parte como si fuese la vida "real"; no hay superpoderes, no hay extraterrestres e incluso no puedo convertirme en superguerrero.

lo cual es ciertamente frustrante.

sigo intentándolo, aunque no he mejorado mucho desde entonces, porque lo último que he soñado ha sido con...

sí. lo he dicho hace algunas líneas.
con dientes fuera de sitio y encías sangrando.

y me estoy empezando a mosquear.

miércoles, 12 de marzo de 2008

duty and feelings.

"Good evening, London. Allow me first to apologize for this interruption. I do, like many of you, appreciate the comforts of every day routine- the security of the familiar, the tranquility of repetition. I enjoy them as much as any bloke. But in the spirit of commemoration, thereby those important events of the past usually associated with someone's death or the end of some awful bloody struggle, a celebration of a nice holiday, I thought we could mark this November the 5th, a day that is sadly no longer remembered, by taking some time out of our daily lives to sit down and have a little chat. There are of course those who do not want us to speak. I suspect even now, orders are being shouted into telephones, and men with guns will soon be on their way. Why? Because while the truncheon may be used in lieu of conversation, words will always retain their power. Words offer the means to meaning, and for those who will listen, the enunciation of truth. And the truth is, there is something terribly wrong with this country, isn't there? Cruelty and injustice, intolerance and oppression. And where once you had the freedom to object, to think and speak as you saw fit, you now have censors and systems of surveillance coercing your conformity and soliciting your submission. How did this happen? Who's to blame? Well certainly there are those more responsible than others, and they will be held accountable, but again truth be told, if you're looking for the guilty, you need only look into a mirror. I know why you did it. I know you were afraid. Who wouldn't be? War, terror, disease. There were a myriad of problems which conspired to corrupt your reason and rob you of your common sense. Fear got the best of you, and in your panic you turned to the now high chancellor, Adam Sutler. He promised you order, he promised you peace, and all he demanded in return was your silent, obedient consent. Last night I sought to end that silence. Last night I destroyed the Old Bailey, to remind this country of what it has forgotten. More than four hundred years ago a great citizen wished to embed the fifth of November forever in our memory. His hope was to remind the world that fairness, justice, and freedom are more than words, they are perspectives. So if you've seen nothing, if the crimes of this government remain unknown to you then I would suggest you allow the fifth of November to pass unmarked. But if you see what I see, if you feel as I feel, and if you would seek as I seek, then I ask you to stand beside me one year from tonight, outside the gates of Parliament, and together we shall give them a fifth of November that shall never, ever be forgot."

---

Porque hacía tiempo que no oía palabras que podían hacer que un corazón bombeara con más fuerza.

viernes, 7 de marzo de 2008

de sueños y mañanas.

una sala blanca, impoluta. un espejo. una cara.
la mía.
ojos perdidos en el reflejo, buscando no sé qué. alguna explicación, supongo.
más pálido de lo normal, me da miedo abrir la boca. cierro los ojos. abro la boca. me cuesta, como si tuviera una masa viscosa metida entre los dientes, entre los labios, para frustrar mis intentos.
con un poco de esfuerzo, consigo abrirla. sigo sin quererme ver en el espejo.
siento cómo ése líquido viscoso llena mi boca, cómo choca con mis dientes, que provocan un que se rellene hasta sobrepasar sus límites.
y cae.
cae tanta que toso para ayudarla a salir. poco a poco, mi boca se vacía y terminan por quedar sólo tres hilillos descendientes. pequeñas cascadas rojas que bajan desde mi labio inferior y llegan, ininterrumpidamente, al lavabo.

meto los dedos para inspeccionar.
me faltan unas cuantas muelas. las veo flotando en sangre, más abajo.
tengo los dientes rojos, y la boca me sabe a metal.
y no hay dolor.
sólo queda... sangre.





----



por la mañana. demasiado temprano para mi. pero ya era hora de subir, de levantarme pronto y coger el tren y subir.
será una mañana bonita, pero yendo aún por las entrañas de la ciudad aún no puedo saberlo.
aún oscuro, sube una chica. inmediatamente reparo en ella, pues se sienta delante de mí.
además, tiene "la" nariz.
aún adormilada y aprovechando los túneles, cierra los ojos. se deja ir.

¡dios! es preciosa...

hasta que el sol no juega a molestarla no empieza a entornar los ojos y a mirar por la ventana. durante un rato se dedica a intentar mantenerlos cerrados un rato, pero termina despertándose.
y luego, con la mirada de una gata enfadada, se despereza. estira un brazo hacia el techo y otro hacia el suelo, a la vez que echa las piernas hacia delante y siente el extraño placer de ése momento.


¿me has mirado?

mientras, afuera el mar brilla gracias al mismo sol que ha despertado a ésta gatita viajera. las playa se deja acariciar por las olas una y otra vez, y yo me pierdo mirándola.
intento ver sus manos, lo cual me lleva un buen rato pues mantiene los brazos cruzados la mayor parte del tiempo.
pero la paciencia vale la pena, a veces.


tiene las manos muy bonitas. seguro que los pies también lo son.

"Okata", dice la voz interior del tren.
se pone la chaqueta, carga con su mochila, se levanta y se va.

y yo, durante ese rato que la he tenido delante, he estado enamorado.